Aprender a controlar los nervios al hablar en público es esencial para realizar presentaciones exitosas.

Aprender a proyectar la voz nos ayuda a dirigir nuestra voz y llenar un amplio espacio con el sonido de nuestra voz.

Los locutores vivimos de nuestra voz así que es fundamental tener los mejores cuidados con nuestra principal herramienta de trabajo.