Aprender a controlar los nervios al hablar en público es esencial para realizar presentaciones exitosas.

Imagina este escenario: pasas horas organizando tu presentación, conoces bien el tema, preparaste material de apoyo, tienes un buen discurso y lo practicaste… pero cuando llega el momento, el estómago se te hace nudo, tienes las manos sudorosas o la boca seca y olvidas todo lo que habías preparado…

Hablar en público no es cosa fácil, al menos las primeras veces. Y controlar los nervios suele ser la parte más difícil.

Pero no te alarmes: aplicando ciertas técnicas podrás aprender a controlar los nervios al hablar en público para lograr hacer presentaciones más eficientes.

Hoy en día, las presentaciones son algo habitual en la escuela o en el trabajo. No importa si tu presentación se hará ante un auditorio numeroso, en una videoconferencia o si es ante tu equipo de trabajo, aprender a controlar los nervios es esencial para que tu mensaje tenga una mejor recepción y así alcanzar tus objetivos.

Cómo controlar los nervios al hablar en público

Para mejorar la calidad de nuestra presentación en público podemos dividir las estrategias en dos grupos.

1. Preparación.

Si te cuesta trabajo hablar en público, improvisar no es buena idea. Lo ideal es prepararte adecuadamente, esto reducirá la incertidumbre y sin duda es el primer paso para controlar tu nerviosismo.

Así que si quieres tener menos cosas de qué preocuparte al pararte frente a tu público, prepárate.

– Haz un resumen de tu exposición para que sepas exactamente qué es lo que quieres decir y no se te olvide un punto importante.

– Utiliza material visual como apoyo. Eso te ayudará a mantener la atención de tu público.

– Prepara notas de apoyo. No se trata de que leas todo tu discurso, sino de tener una guía de los puntos que quieres tratar.

– Conoce a tu público. Saber a qué tipo de personas les hablarás te ayudará a utilizar el lenguaje y el apoyo visual más adecuado.

– Si necesitas equipo técnico para tu presentación (un proyector, un micrófono, internet) debes asegurarte de contar con todo ello en el lugar en realizarás tu exposición.

Tómate un momento para analizar qué es lo que te está provocando ansiedad. ¿Cuál es problema? ¿Cómo puedes resolverlo? Si tienes dudas sobre la calidad del material o la contundencia o veracidad de la información que proporcionarás, trabaja de inmediato en solucionar esas deficiencias.

Si quieres más información, te recomiendo leer Cinco tips para hablar frente a tu equipo de trabajo.

2. Controlar los nervios.

Ya estás preparado. Tienes toda tu presentación bajo control. Ahora sólo falta que el nerviosismo no te traicione. Para evitarlo, toma en cuenta estas recomendaciones.

– Si lo que te está provocando ansiedad no es la calidad de tu presentación sino que te da miedo lo que los demás puedan preguntar, no poder debatir o responder adecuadamente o que simplemente no les guste, entonces hay que trabajar en un cambio de pensamientos. No te centres en lo negativo, enfócate en pensamientos positivos: “conozco el tema”, “preparé un buen material”, “sé expresarme bien”. Por sencillo que parezca, enfocarte en lo positivo te ayudará a disminuir la ansiedad.

– Antes de iniciar tu presentación, bebe un poco de agua. Sólo uno o dos tragos, esto te ayudará a eliminar la sensación de boca seca y al mismo tiempo, te ayudará a enfocarte.

– También antes de iniciar es recomendable inspirar lenta, profunda y suavemente y exhalar muy despacio por la boca, relajadamente. Hazlo dos o tres veces para relajarte.

– Durante la presentación recuerda mantener una respiración relajada. Respirar rápidamente no sólo aumentará tu ansiedad, sino que dará un mal mensaje a quienes te escuchan. Ten a la mano un vaso de agua, pero sólo da un pequeño trago de ser necesario para refrescar tu garganta. Si tomas de más, agregarás una nueva presión.

– Si durante la exposición sientes que no puedes controlar los nervios, haz una pequeña pausa: respira lentamente, revisa tus notas, toma un poco de agua y retoma tu exposición.

Espero que estos consejos para controlar los nervios al hablar en público te sean de utilidad.

Cuéntame tu experiencia, ¿qué haces tú para calmar la ansiedad durante una presentación? ¿Hay alguna técnica en particular que te funciones? Escríbeme y compártela en este blog.

ESCRÍBEME

Ponte en Contacto




+52 444 235 9998

MÉXICO

info@locutora.org