Cuando te dedicas a la locución comercial o de cabina, la articulación y dicción son fundamentales para realizar un buen trabajo. Primero vamos a destacar cuál es la diferencia entre cada una.

La articulación va enfocada a la forma en la que realizamos los movimientos faciales para pronunciar una palabra. Mientras que la dicción se refiera a la manera exacta de pronunciar las letras. En cuanto a la dicción algunas personas por ejemplo tienen dificultades con la “rr” o la “s” pero con ejercicios pueden disminuir o eliminarse por completo. En ocasiones hay personas que no gesticulan lo suficiente y eso afecta la claridad con la que hablan. Es un claro ejemplo de un problema de articulación.

Ejercicios de articulación

Bien, pues vamos a comenzar con algunos ejercicios para mejorar nuestra articulación:

– Algo que ayuda muchísimo es leer en voz alta. Si tienes forma de grabarte para que después te escuches hará que el ejercicio sea aún mejor. Si es necesario exagera tus movimientos faciales, con ello vas a ver que las palabras salen con mucho mayor claridad. Recuerda ¡no hay prisa! Inicia a una velocidad moderada, lo importante es que ejercites tus músculos faciales y después ya que te sientas más cómodo, puedes aumentar un poco la velocidad. Pero recuerda, lo que estamos trabajando ahora es la claridad.

Para el siguiente ejercicio es conveniente que te ubiques frente a un espejo para que estés bien consiente de qué tanto estás moviendo tu boca y músculos faciales para articular de forma correcta. Una vez ubicado frente al espejo harás lo siguiente:

Lalalala lelelele lililili lolololo lululululu.

Mamamama memememe mimimimi momomomo mumumumumu

Dadadada dededede didididi dodododo dududududu.

Repíte el ejercicio nuevamente y trata de hacerlo cantado. Si lo repites unas 10 veces está genial. Cada sílaba debe sonar clara y concisamente.

Repite ahora la palabra tomate varias veces seguida una tras otra. Tomate tomate tomate tomate tomate tomate tomate tomate tomate… ¿sientes el movimiento de tus músculos faciales?

Mete y saca la lengua en repetidas ocasiones.

Ahora con tus labios cerrados pasa la lengua por tus dientes haciendo un gran círculo. Puedes hacerlo hacia un lado y después en sentido contrario.

Simula una gran mordida y abre y cierra tu boca.

Haz con tus labios una gran A y luego O pero sin emitir sonido. Ahora algo similar pero E y luego U.

Practica siempre durante unos 5 minutos antes de grabar o tener tu presentación. Verás que los resultados son muy buenos en poco tiempo. Te espero en el siguiente post, donde nos adentraremos más en la dicción.

Y recuerda dejar tus comentarios o sugerencias y por supuesto, compartirlo! Saludos 🙂