¿Te ha pasado que empiezas a leer un texto o guión y de pronto te quedas sin aire a media frase? Muchas veces los nervios no ayudan, pero una herramienta clave para poder controlarlo es nuestra respiración.

La voz no puede ser producida sin aire, por eso es importante que tengamos un buen manejo de nuestra respiración para poder realizar una locución adecuada.

Ejercicios de respiración

Vamos a empezar con unos ejercicios sencillos que nos ayudarán a controlar nuestra respiración. Además, nos ayudan a que calentamos un poco nuestra garganta:

Comenzamos el primer ejercicio de pie, en una postura relajada pero con la columna derecha. Nuestra cabeza está alineada con nuestra columna. Inhalamos profundo por la nariz, y mientras exhalamos iremos repitiendo las vocales en el siguiente orden: ieaou  yendo de la vocal más aguda a la más grave. Las vocales van ligadas y se repetirán hasta que el aire se agote.

Este ejercicio ayuda a aumentar la capacidad pulmonar y también sirve como calentamiento para nuestras cuerdas.

Nuestro segundo ejercicio es algo similar al primero. Pero aquí trabajaremos con palabras, ya no solo con sonidos ligados como las vocales.

Inhala en posición erguida por la nariz y ahora vamos a empezar a sacar el aire mientras contamos en voz alta hasta quedarnos si aire:

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve…

Puedes intentarlo primero de forma ligada y después hacerlo un poco más pausado. Este ejercicio ayuda a extender un poco tu capacidad respiratoria de manera que te sea más fácil poder leer textos más largos sin que te quedes corto en tu respiración.

Mientras realizamos este ejercicio podemos jugar un poco con la intensión de la voz para empezar a adentrarnos en lo que es la interpretación. Trata de decir los números con diferentes intensiones o matices, por ejemplo:

Triste, contento, enojado, enamorado, como tú quieras.

Otro ejercicio que ayudará a aumentar tu capacidad pulmonar es respirar por unidades, con esto me refiero a lo siguiente:

Inhala por 10 segundos, contén tu respiración por 10 segundos más y finalmente exhala en 10 segundos. Conforme vayas realizando estos ejercicios puedes ir aumentando tus tiempos y con ello tu capacidad en cuanto al volumen de respiración. Es importante que la respiración sea con el diafragma.

Más tips para respiración

Practica siempre tus ejercicios de respiración y te darás cuenta que los resultados son realmente asombrosos. Mientras mayor control tengas de tu voz, mejor será el uso de tu herramienta de trabajo.

Mucha suerte y no olvides dejar tus comentarios.

¿Te gustó el contenido? Compártelo o dale dedito arriba!