Nuestra garganta es un músculo, y como todo músculo previo al ejercicio requiere de cierto calentamiento. Ya sea para dar una conferencia, si trabajas en radio o televisión, si eres locutor comercial o cantante o cualquiera que sea tu profesión. Si tu voz es tu herramienta de trabajo debes cuidarla para mantenerla en buen estado.

Vamos a empezar con algunos ejercicios sencillos.

Inhala profundo hasta que sientas que tu barriga o región abdominal está llena. Vas a inhalar por la nariz y sólo por la nariz.

Después al exhalar vas a hacerlo por la boca pero produciendo un ligero sonido con tus labios “brrrrrr”. La idea es que sientas la vibración en tu boca como si estuvieras haciendo una pequeña trompetilla. Recuerda, la vibración es sólo con tus labios y el aire que vas liberando poco a poco a través de ellos. Tener tus labios húmedos ayuda a que salga mejor. Cuida también la postura de tu boca para ayudar a que el movimiento sea mejor.

Ahora, ya que tienes este movimiento dominado vamos a empezar a realizarlo con mayor fuerza, produciendo un ruido un poco más fuerte.

Después realizarás intervalos donde aumentes y disminuyas el sonido, sube y baja la intensidad. Juega con el tono en el que estás emitiendo el sonido.

Ejercicios para calentamiento de voz

Vamos ahora a hacer un segundo ejercicio. Este consiste en producir el sonido “prrrrrr” donde la vibración será con la lengua. Trata primero de lograr la vibración en tu lengua sin producir sonido. Una vez teniendo este movimiento dominado podrás empezar a  reproducir sonido. Al igual que el ejercicio anterior trata de aumentar la potencia y disminuirla y después sube y baja de tono mientras reproduces el sonido haciéndolo más grave o más agudo, siempre que sea un rango cómodo para ti, no debes de forzarte al intentar hacer algún sonido.

Por último vamos ahora a mezclar estos dos ejercicios. Inhala y al exhalar intercala los sonidos por unos segundos hasta que saques completamente el aire.

Si tienes problema en realizar el ejercicio o no es muy potente, puedes contraer tu abdomen para que puedas realizar el ejercicio de mejor manera. Coloca tu mano en tu abdomen para que puedas sentir si estás poniendo la fuerza adecuada.

Si no realizas ejercicios de calentamiento previos, corres el riesgo de dañar tu voz, fatigar tu garganta, lastimar tus cuerdas y con el paso del tiempo sufrir un deterioro irreversible en tu preciado instrumento.

Espero que estos sencillos ejercicios te hayan sido de utilidad. Si tienes alguna duda escríbeme al correo que aparece en esta publicación o bien cualquier comentario será bienvenido.

¿Te gustó el contenido? Dale ME GUSTA  o compártelo!

Saludos y hasta la próxima.