Todas las posibilidades a las que un locutor se enfrenta en su trabajo no pueden expresarse de la misma forma. La entonación y la intención hacen la diferencia.

No solo existen diferentes tipos de locutores, sino que también, dentro de la locución comercial, tenemos diferentes estilos.

En esta ocasión vamos a hablar de la entonación, un factor indispensable para transmitir el mensaje correcto al momento de realizar una locución.

Aprender a proyectar la voz nos ayuda a dirigir nuestra voz y llenar un amplio espacio con el sonido de nuestra voz.

La lectura en voz alta es una excelente herramienta lograr grabaciones más claras y profesionales.

Muchos de los errores de dicción los tenemos desde la infancia por lo que corregirlos no es una tarea muy fácil, pero no es imposible.

Los locutores vivimos de nuestra voz así que es fundamental tener los mejores cuidados con nuestra principal herramienta de trabajo.

En cualquier momento puedes enfrentar la necesidad de hablar ante el público y lo mejor que puedes hacer es estar preparado para ello.

¿Alguna vez te pasó en la escuela que tenías un maestro o maestra que hablaba igual toda la clase, provocando el bostezo de tus compañeros? Esto se debe a la falta de modulación de la voz. La modulación de nuestra voz es lo que le dará expresividad a nuestro discurso. Es el conjunto de entonación, pausas, inflexiones y dicción lo que nos ayudará a expresar de forma correcta lo que queremos transmitir.

Bien, ahora que hemos practicado tu articulación, vamos a trabajar con ejercicios de dicción. Algunos de los ejercicios más comunes son los trabalenguas y aunque difícilmente te vas a topar con un guión tan complicado, en algunas ocasiones hay palabras que nos cuestan más trabajo. Por ejemplo, en mi caso por alguna extraña razón, la palabra “necesidades” me hace batallar en muchos guiones. Y no es la palabra más complicada