Qué es el emotional branding y cómo aplicarlo a mi spot publicitario

La publicidad que apela a nuestros sentimientos y emociones es cada día más común entre las estrategias de mercadotécnica de las marcas. ¿Cómo puedes tú beneficiarte de ella?

El emocional branding es una técnica de mercadotecnia que enfoca su mensaje en los sentimientos y emociones del consumidor y deja al producto y sus bondades en un segundo término.

Y en estos tiempos complicados, muchas marcas han decidido apelar a nuestras emociones más básicas para atraernos a sus productos. Un ejemplo es el spot “El día que el mundo se detuvo” de Coca Cola, que en ningún momento menciona al producto. Claro, a lo largo de anuncio vemos aparecer las botellas de refresco, pero el mensaje está enfocado en el hogar, la familia, la cercanía con nuestros seres queridos. Todo aquello que muchas veces damos por sentado, pero que ahora más que nunca son el corazón de nuestras vidas.

La efectividad del emotional branding se debe a que los consumidores decidimos más en función de nuestras emociones que de nuestra razón. Por eso cada vez son más las empresas que recurren a la publicidad emotiva.

No se trata ya de vender un producto, sino una experiencia; se trata de que el consumidor sienta que existe una relación cercana con la empresa, que se perciba como “amigo” de la compañía.

Cuando vendes una experiencia, apelas a los deseos del cliente y a no a sus necesidades. Y esto es de gran importancia para tu marca.

Cómo aplicar las emociones en tu spot publicitario

Lo primero que debes tomar en cuenta es que en este mundo competitivo tu marca necesita destacarse como una empresa que mejora algún aspecto de la vida de la gente. Y para ello, hay que vender una experiencia, no un producto.

Para aprovechar las enormes ventajas de la publicidad emotiva debes comenzar por preguntar cuál es el sentimiento que quieres despertar en los consumidores. El abanico de emociones de un ser humano es inmenso así que debes asegurarte de apelar a la emoción correcta. Busca la empatía con tus clientes y piensa en ellos antes que en tu empresa ¿de qué manera tu producto les mejorará la vida? ¿Cómo quieres hacer sentir a tus clientes al usar tu producto?

Una vez que decides cuál es el sentimiento o emoción que quieres despertar en los consumidores, es momento de crear una historia convincente, emotiva, trascendente. Se trata de crear un relato que refleje los valores de tu marca y con el que las personas puedan identificarse.

Cuando logras crear un mensaje trascendente en tu spot publicitario, tu marca se quedará grabada en la mente de los consumidores y no quedará ahí: un buen relato será compartido por otras personas, es decir, tus clientes harán más popular tu publicidad si tiene una historia digna de compartir.

El emotional branding te acerca a los consumidores

Cuando logras inspirar una emoción o un sentimiento estarás vendiendo ya una experiencia y no un producto y eso te permite situarte por encima de otros competidores. Además, puede ayudarte a que tu producto tenga un valor más alto ¿de qué forma te explicas que la gente esté dispuesta a pagar por un café de Starbucks? Es porque la marca les vende una experiencia.

El emotional branding no sólo se aplica en la publicidad en sí, también es parte importante de la atención al cliente. Cuando los consumidores sienten cercanía con los empleados de la empresa, cuando se sienten comprendidos y tomados en cuenta y no sólo una cuenta más, un cheque más, entonces tendrán una mayor identificación con la marca y ésta ganará su fidelidad.

Los seres humanos son más emotivos que racionales. Así que no lo olvides: Las emociones son las que crearán un lazo entre tu marca y los consumidores.

ESCRÍBEME

Ponte en Contacto





+52 444 235 9998

MÉXICO

info@locutora.org